Cómo sembrar y cultivar maracuyá en casa

2
1321

La pasionaria es la planta trepadora que da como resultado la deliciosa maracuyá (parcha o parchita en los países de Sur América), aunque muchas veces también se le suele conocer a la planta con el mismo nombre del fruto.

 

Cómo sembrar maracuyá en casa
Cómo sembrar y cultivar maracuyá en casa

 

La fruta de maracuyá es deliciosa, no requiere grandes esfuerzos en cuanto al cuidado y trae consigo muchos beneficios para el organismo, por esto es una excelente candidata para el cultivo casero.

Sin mencionar que además por su característica trepadora (en forma de enredadera) bien cultivada puede usarse de forma ornamental.

En el presente artículo te daremos todos los consejos y guías que necesitas para saber cómo sembrar y cultivar maracuyá en casa que no te puedes perder.

 

Consejos en la plantación de maracuyá

 

Hay varios puntos que debes tener en cuenta a la hora de preparar tu propio cultivo casero de maracuyá. Entre ellas se encuentra el sembrado, los requerimientos de sol, el cuidado de plagas, el crecimiento particular de la planta entre otras que te explicamos a continuación.

 

Extraer las mejores semillas de maracuyá

 

Las mejores semillas de maracuyá para la siembra son las que vienen dentro de la fruta recién cosechada, por lo que si tienes acceso a una planta en condición de maduración es el mejor momento para la extracción de las semillas, esto se debe a que las mismas van perdiendo su capacidad de germinación conforme pasa el tiempo.

 

Preparar un semillero

 

Estas plantas requieren de semilleros ya que su siembra debe ser muy planificada, esto debido a las peculiaridades de crecimiento que tiene. Para preparar el semillero puedes utilizar uno obtenido en una tienda especializada o simplemente utilizar una maceta larga con tierra fértil húmeda.

 

Consejos para plantar la semilla de Maracuyá

 

Para plantar una buena semilla debemos utilizar una proporción de sembrado de 2.5 cm de profundidad con una separación de al menos 5 cm entre semillas, puedes utilizar dos por cada abertura. Cerrar las aberturas si compactar la tierra y asegurar un lugar con mucha luz solar.

 

Trasplante del maracuyá

 

Debido a que el crecimiento es difícil de predecir, dependiendo de las condiciones climáticas y características climatológicas utilizaremos el tamaño de las plantitas para decidir cuándo pueden ser trasplantadas. Por lo general se estima un tamaño de entre 15 y 20 cm.

 

Preparación de la guía de crecimiento del maracuyá

 

El maracuyá crecen en enredadera, por lo que será necesario instalar una guía para que crezca, podemos hacerla en forma de valla, con maderas delgadas aunque lo más recomendables por los expertos es utilizar bambú, por no decir que es más estético.

 

Plantación final del maracuyá

 

Para preparar la replantación del maracuyá debemos colocar las plantitas lo más cerca de las bases de nuestra guía que sea posible, asegurándonos que las aberturas que creamos para ellas no presionen demasiado las raíces. Asegurar al menos 6 horas de sol al día.

 

Fertilización y riego de la maracuyá

 

como sembrar maracuya en casa
Fertilización y riego de la maracuyá

 

El maracuyá es realmente poco exigente en cuanto a condiciones de suelo se refiere, es cierto que al inicio requiere de una tierra que no esté agotada o que permanezca prometedoramente fértil, pero esto no es muy difícil de proporcionar con una buena mezcla de compost tendremos más que suficiente para un cultivo casero. Reforzar el abonado al menos una vez cada 5 semanas.

En cuanto a las condiciones de riego se recomienda asegurar un buen drenaje ya que a pesar de que a la planta de maracuyá le gustan los ambientes húmedos no maneja bien los encharcamientos del suelo, así que esto será algo importante que tener en cuenta.

 

Cosecha de la maracuyá

 

La maracuyá es muy fácil e intuitiva en cuando a la cosecha se refiere, razón por la que no tendrás problemas en casa para la cosecha. Lo primero es tener claros que esta planta tarda casi año y medio en dar sus primeros frutos, pero a partir de ahí crecen de forma bastante constante.

El fruto está apto para la cosecha en el momento que el maracuyá se torna de color amarillo o se arruga ligeramente, aunque las arrugas son sinónimo de que la fruta se está comenzando a pasar de maduración. Cosecha cuando el tono amarillo sea absolutamente uniforme al rededor de toda la fruta.

Compartir

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here